Síguenos.

Suscríbete para Saber Novedades
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Entradas recientes

El regreso de visiones políticas fundamentalistas, muchas veces cargadas de ropaje
religioso en Nuestra América, alerta a todas las comunidades de bue...

ECUMENISMO Y ESPIRITUALIDAD LIBERADORA EN NUESTRA AMÉRICA

October 20, 2018

1/8
Please reload

Entradas destacadas

Defensa ética de los Derechos Humanos como guía para la paz

May 20, 2017

En medio de los conflictos vividos por la población venezolana en estos tiempos, con factores
tanto internos como externos que afectan la vida cotidiana, empieza a aparecer un amplio
movimiento social que tiende a rechazar, en unidad en la diversidad, las tendencias violentas.
Pues la mayoría de la población que habita en territorio venezolano, se siente identificada con
una actitud de acogida al diferente y solidaria frente al débil. Actitud espiritual forjada a lo
largo de su historia, con flujos migratorios provenientes de conflictos, desde la conquista y que
configura un modo de ser muy diferente a las tendencias violentas, segregativas, racistas y
sectarias que tanto daño hacen a la humanidad. Aspectos inhumanos que, luego de grandes
conflictos bélicos vividos a nivel global, tratan de cautelarse, con diversas iniciativas. Entre
ellas, la Declaración Universal de Derechos Humanos proclamada en la ONU. 1948.
En la República Bolivariana de Venezuela, con aciertos y errores se transita una vía de
construcción social con referencia a una Constitución aprobada popularmente en 1999, que
afirma los derechos humanos y la construcción de la paz, tanto a nivel interno como en su
aporte internacional, promoviendo instancias de integración solidaria ampliamente reconocidas
por pueblos y movimientos sociales solidarios.
Ya el Papa Francisco, quien ha ofrecido, junto a UNASUR y tres expresidentes, su apoyo al
diálogo promovido desde el gobierno con sectores democráticos de oposición y diversos
sectores sociales, plantea : “A veces se trata de escuchar el clamor de pueblos enteros, de los
pueblos más pobres de la tierra, porque « la paz se funda no sólo en el respeto de los derechos
del hombre, sino también en el de los derechos de los pueblos ». Lamentablemente, aun los
derechos humanos pueden ser utilizados como justificación de una defensa exacerbada de los
derechos individuales o de los derechos de los pueblos más ricos. Respetando la independencia
y la cultura de cada nación, hay que recordar siempre que el planeta es de toda la humanidad y
para toda la humanidad, y que el solo hecho de haber nacido en un lugar con menores recursos
o menor desarrollo no justifica que algunas personas vivan con menor dignidad. Hay que
repetir que « los más favorecidos deben renunciar a algunos de sus derechos para poner con
mayor liberalidad sus bienes al servicio de los demás ». Para hablar adecuadamente de
nuestros derechos necesitamos ampliar más la mirada y abrir los oídos al clamor de otros
pueblos o de otras regiones del propio país. Necesitamos crecer en una solidaridad que « debe
permitir a todos los pueblos llegar a ser por sí mismos artífices de su destino »,así como « cada
hombre está llamado a desarrollarse ». (Papa Francisco. Evangelii Gaudium. 190. La Alegría
del Evangelio. 24.11.2013).
A pesar de que la sede de la Fundación Latinoamericana por los Derechos Humanos y el
Desarrollo Social FUNDALTIN, que asume esta perspectiva ética del Papa Francisco, ha sido
agredida por sectores opositores violentos, desde diversos sectores con perspectivas políticas
diversas, se percibe un esfuerzo común por superar las tendencias violentas y ofrecer
esperanzadoras opciones a la construcción de la paz, mediante el reforzamiento constitucional,
con una base ética de defensa de los derechos humanos y los deberes de respetar los derechos
de los demás mediante, el diálogo y el respeto al diferente.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags