Síguenos.

Suscríbete para Saber Novedades
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Entradas recientes

El regreso de visiones políticas fundamentalistas, muchas veces cargadas de ropaje
religioso en Nuestra América, alerta a todas las comunidades de bue...

ECUMENISMO Y ESPIRITUALIDAD LIBERADORA EN NUESTRA AMÉRICA

October 20, 2018

1/8
Please reload

Entradas destacadas

CONFLICTOS DERECHO HUMANO AL VOTO Y ÉTICA POLÍTICA

October 7, 2017

Luego del enorme conflicto bélico que significó la Segunda Guerra Mundial, en 1945 se
constituye la Organización de las Naciones Unidas, (ONU) como instancia de “nosotros los
pueblos del mundo” para evitar que la tragedia bélica se repita. El 10.12.1948, se firma en la
ONU la Declaración Universal de los Derechos Humanos, “Considerando que la libertad, la
justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de
los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana”.
En su artículo 21, la Declaración plantea:
1. Toda persona tiene derecho a participar en el gobierno de su país, directamente o por
medio de representantes libremente escogidos.
2. Toda persona tiene el derecho de acceso, en condiciones de igualdad, a las funciones
públicas de su país.
3. La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se
expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse periódicamente, por
sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la
libertad del voto.
En las sociedades humanas, la divergencia de criterios y puntos de vista, hace que
continuamente se presenten conflictos. Tanto en la familia, como en la comunidad, la empresa,
el país o en el ámbito internacional. Como plantea el recordado profesor Joaquín Undurraga,
Vicepresidente de la Fundación Latinoamericana por los Derechos Humanos y el Desarrollo
Social (FUNDALATIN) en su texto, redactado en ocasión del Año Internacional de la Paz,
ONU, la construcción de la paz, no se hace sin conflicto. Sino en saber tratar el conflicto
mediante el diálogo. “La unidad en la diversidad, o diálogo como se le ha llamado, es aquella
situación en que dos polos irreconciliables se congregan, a pesar de sus diferencias, en una
acción común…se define aquí, como dialéctico, al proceso de desenlace que resulta de unir
dos polos que no tienen puntos comunes, para en encontrar una ecuación de conjunto”.
(Undurraga J. La Paz no se da, se construye. Pag.49. Ediciones Fundalatin. Caracas 1986).


La política, al tratar de las acciones en función del bien común, incluye una visión ética.
Apropiarse del bien común en beneficio propio, resulta no una acción política, sino politiquera.
La ética democrática necesita la formación para entender al otro, al diferente. Requiere, en
especial en este tiempo de gran crisis mundial, tener presente la construcción de la paz, como
unidad en la diversidad. Cuestión que está presente en el derecho al voto, para tratar los
conflictos en paz, siempre con apertura dialogal. Ser capaz de dialogar y no de oprimir.
Aspecto que en la República Bolivariana de Venezuela se logra, después de muchos conflictos,
con la elección de la Asamblea Nacional Constituyente y en el actual proceso de elección de
gobernadores de Estado. Cuestión que también resulta necesaria en el mundo para apoyar en
unidad en la diversidad, el tratamiento de los conflictos en función del bien común,
especialmente la construcción de la paz, con verdad, justicia y cuidado de la Casa Común.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags